Aparición de deudas después de aceptar la herencia

Los beneficiarios de una herencia pueden pedir la anulación de su aceptación si después de aceptarla aparecen deudas desconocidas. Así lo ha dictaminado el Tribunal Supremo que ha dado la razón a un heredero que después de aceptar la herencia  se encontró con una deuda cuyo valor doblaba al de los bienes heredados. El alto tribunal considera que lo hizo por “error” ya que no tenía esa información en el momento de la aceptación, lo que provoca la nulidad del consentimiento que dio el sucesor en primer lugar.

El demandante firmó la sucesión de la mujer a la que cuidaba, viuda y sin descendencia, de manera inmediata y empezó a gestionar los bienes recibidos. Poco tiempo después, apareció un desconocido documento que desvelaba el compromiso de pago del valor  de varias propiedades a otros dos sobrinos políticos tras su muerte. “Se trataba de un documento privado que no constaba en el Registro de actos de última voluntad” y en él aparecía estipulado el “derecho a ser resarcidos por el valor de dichos bienes”.

El hombre se negó a pagar el valor de los terrenos. Ante esta negativa, los sobrinos acudieron a los tribunales. Tanto el Juzgado de Primera Instancia como la Audiencia Provincial de Madrid condenaron al heredero a pagar la cantidad.

En última instancia, el cuidador decidió solicitar la nulidad de la aceptación de la herencia ante los Tribunales. El Juzgado de Primera Instancia declaró la nulidad pero la Audiencia Provincial revocó la sentencia. Finalmente el Tribunal Supremo ha dado la razón al heredero.   El tribunal considera que el consentimiento que dio en un primer momento “no puede ser válido”. “De haber sido informado de todo esto en un primer momento, y de que tendría que responder con sus propios bienes de dicha deuda, no habría llegado a aceptar la herencia”, razonan los magistrados.

Para la Sala, la falta de esta información constituye un error “determinante, esencial y, además, excusable”, pues no podría haber sido salvado con una diligencia normal. El tribunal ha anulado la aceptación de la sucesión porque, “como determina el Código Civil, la aceptación ya es irrevocable, no permite marcha atrás, es decir, no se puede renunciar legalmente a ella. Lo que sí contempla la ley es anular esa aceptación por un error en el consentimiento”, aclara el letrado.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies