Abogados especialistas en herencias en Madrid y Sevilla, Testamentos y Juicios Sucesorios.

Como hemos indicado la institución de la legítima protege a los parientes más cercanos del finado, de esta forma no es posible minorar mediante actos o disposiciones la parte del patrimonio que les corresponde.

Se pueden dar varias situaciones diferentes:

Que el causante haya fallecido sin haber otorgado testamento, en cuyo caso, el heredero abintestato absorbe o se confunde con el heredero legitimario o también llamado forzoso.

Que el causante si haya otorgado testamento instituyendo heredero al legitimario. En este caso, en la misma persona concurren el heredero testamentario y el legitimario, sin estar obligado a soportar las cargas impuestas en el testamento que perjudiquen a su legítima, ni las donaciones inoficiosas realizadas en vida, o los actos simulados que perjudiquen su derecho, como por ejemplo compraventas simuladas.

Otra situación es la consistente en que el testador haya instituido al heredero legitimario como legatario. En este caso el legatario tiene derecho a la legítima, pudiendo en caso de haber sido menoscabada ejercitar la acción de reclamación de suplemento de la legítima.

marca-agua-abadesabogados

Por último, hay casos en los que el causante ha otorgado testamento sin  nombrar heredero al legitimario. En esta situación el heredero forzoso desheredado de forma injusta, al que se le hubieran atribuido bienes en cuantía inferior a la legal o incurrido en actos (donaciones) que menoscaben el patrimonio heredado y en consecuencia su parte de la legítima, podrá reclamar en base a las normas relativas a la legítima.

La legítima es la parte o porción de bienes sobre la que el testador no puede disponer ya que la Ley reserva a los herederos forzosos.

Según la jurisprudencia la legítima tiene la condición de parte alícuota del caudal hereditario, con todo el activo y el pasivo. Esta calificación no impide que el testador pueda disponer de algunos de los bienes de la herencia en favor de alguno de los herederos forzosos o de otra persona siempre que se respete la legítima de sus herederos forzosos y esta se pague con bienes de la herencia.

La legítima es una cuota de la herencia que debe ser abonada con bienes de la herencia, ello es porque los herederos forzosos o legitimarios son cotitulares directos del activo hereditario y pueden ser excluidos de los bienes de la herencia.

Intangibilidad de la Legítima

La legítima no puede ser derogada por voluntad del testador, de forma que tampoco es posible imponer sobre ella gravamen, condición ni sustitución. La única forma de atacar a la legítima del heredero forzoso es la desheredación (artículo 848 a 857 del Código Civil).

Renuncia de la legítima o transacción. Frente a la nulidad de la renuncia realizada en vida del causante, la renuncia que se produce una vez abierta la sucesión es válida, incrementando las cuotas que por legítima correspondan a los demás legitimarios. La renuncia al usufructo viudal no tiene carácter de donación. La renuncia para que produzca efectos civiles deberá ser clara y explícita.

La protección del legitimario.

En caso de que las disposiciones del testador conculquen la legítima se activan los procedimientos legales de protección de los derechos de los herederos forzosos. Por ejemplo en caso de causa de desheredación injusta o si causa se produce la anulación de la institución de heredero que perjudique al desheredado. En caso de desheredación, los hijos del desheredado tendrán la condición de legitimarios (Código Civil artículo 857).

Si el testador a dejado al legitimario una atribución insuficiente, tendrá derecho a pedir el complemento hasta la satisfacción de su cuota legal (artículo 815 del Código Civil).

Si han tenido lugar actos de disposición inoficiosos, lo que significa que se hayan producido donaciones o legados que priven de parte de lo que corresponde a los legitimarios perjudicados, las normas de sucesiones establecen su nulidad o reducción a instancia de los legitimarios perjudicados (artículos 636, 654, 655 del Código Civil).

Si el testador ha realizado actos de disposición simulados en fraude de las legítimas (simulación absoluta), los legitimarios pueden ejercitar acciones en defensa de sus intereses.

 

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR